Es cuestión de decencia: David Pérez no puede seguir siendo alcalde del Alcorcón

  • Artículo de Jaime Cedrún, secretario general de CCOO de Madrid

05/12/2016.
Temas

Habían transcurrido pocas fechas de la conmemoración del Día Internacional contra las Violencias de Género, cuando se hicieron públicas unas terribles declaraciones de David Pérez, alcalde de Alcorcón. Se trataba de declaraciones incendiarias, en línea con la lengua facciosa de Pérez, en las que alentaba el odio y la violencia contra las mujeres. Calificaba a las mujeres feministas de “frustradas, amargadas, rabiosas y fracasadas” y al feminismo de algo “rancio, radical y totalitario”. Ese pensamiento es inviable con ocupar puesto público, más allá de intentar convertirse en el trasunto alcorconero de Donald Trump.

Tan impactante es la verborrea del primer edil, que la presidenta del Gobierno regional y del PP de Madrid, Cristina Cifuentes, tuvo que llamarle al orden (tarde y con la boca pequeña) y pedirle que se disculpara. Pero él, brazo armado de Esperanza Aguirre, convirtió las disculpas en nuevos ataques a diestro y siniestro con el visto bueno de Cifuentes y el Partido Popular local, regional y estatal.

Así las cosas, todos los grupos políticos de la oposición del Ayuntamiento de Alcorcón (PSOE, Ganar, Ciudadanos e IUCM-LV) presentaron una moción al Pleno que exigía la dimisión del alcalde. Pero Pérez advirtió en su línea totalitaria: “No voy a dimitir antes, ni después de la votación”. Estas declaraciones han sido seguidas por manifestaciones de hombres y mujeres del municipio indignadas con este personaje.

Desde las Comisiones Obreras de Madrid, con su secretaría de Mujer a la cabeza, no tardamos en exigir la dimisión del alcalde por misógino, por hacer renacer el franquismo también en su opinión sobre las mujeres; porque la razón democrática dicta que no se puede gobernar una gran ciudad, no se puede defender a la ciudadanía con estos pensamientos.

El 6 de diciembre conmemoramos el 38 aniversario de la Constitución, que en su artículo 14, que consagra la igualdad: “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

David Pérez se sitúa al margen de la Constitución y lanza guiños machistas entorpeciendo la lucha por la igualdad y contra la violencia machista. Con su verborrea pone contra la pared a las miles de mujeres amenazadas por sus maridos, parejas o exparejas y desactiva el rechazo social contra esa lacra que son las violencias de género.

Porque la violencia también se ejerce con palabras y las palabras de Pérez están cargadas con munición de gran calibre. Insisto e insistiremos en que David Pérez tiene que dimitir porque es inviable ser misógino y ocupar cargo público.

Sinceramente pienso que el alcalde de Alcorcón debería reflexionar sobre si no es él un dirigente “frustrado, amargado y rabioso”.

Más noticias en tu móvil: únete a nuestro canal de Telegram aquí

Newsletter
Afíliate
Blog Jaime Cedrún
Salud Laboral
Asesoramiento CCOO Madrid en los barrios
CCOO Madrid en los medios sociales

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.